Vainilla de Tahití

Prodotto Montebianco

Delicada vainilla de gusto característico con notas de ciruela y pan especiado. Una de las excelencias más codiciadas del mundo.

Dosis:
50 gr/kg de mezcla
Embalaje:
paquete de 6 kg - envase de 3 kg
Código:
219276

Procesamiento en frío Procesamiento en frío

 

Ingredientes

Vainilla de Tahití

Vainilla de Tahití
Vainilla con un aroma particular de ciruelas y pan especiado

Vanilla de THAITÍ

Montebianco

Denominación de la planta de la vainilla de Tahití: Vanilla tahitensis

• Originaria de México
La vainilla es una planta de la familia de las orquídeas originaria de México. En 1841, un joven esclavo procedente de la isla de Reunión desarrolló una técnica de inseminación artificial que permitió a la planta dar vida a sus primeras vainas. La vainilla no es una planta endémica de la flora polinesiana; se introdujo por primera vez en 1848 por un almirante francés. Su adaptación al nuevo ambiente, no obstante, comportó la aparición de características únicas en las variedades importadas que marcaron el nacimiento de una nueva especie: la Vanilla tahitensis.

• Una variedad única
De las tres variedades de vainilla, originarias de Madagascar, Reunión y Tahití, esta última es la que tiene el aroma más intenso, ya que, al no abrirse las vainas al madurar, consigue conservar su frescura original. En definitiva, se puede recolectar una vez madurada, cuando tiene el máximo sabor y aroma.

• Un aroma único en el mundo
A diferencia de las demás, la vainilla de Tahití contiene importantes cantidades de moléculas anisadas que son características de su aroma. El ácido parahidrobenzoico también está presente en una proporción muy importante. La vainilla, en cambio, se encuentra en una cantidad mucho más baja. Asimismo se advierte la presencia de aldehído anísico y de anisato de metilo, dos componentes importantes del aroma. Todas estas moléculas combinadas contribuyen a crear el clásico aroma que da fama a la vainilla de Tahití.

CULTIVO

La variedad más común, la Vanilla tahitensis, se cultiva prácticamente solo en las Islas de Barlovento Septentrionales; concretamente, en las islas Raiatea y Huahine.
La vainilla es una planta de sombra que agradece el ambiente de las zonas de sotobosque. Abunda en los valles, en los lugares húmedos resguardados del viento y el sol.
Para crecer y desarrollarse, necesita un sustrato orgánico para desarrollar sus raíces.
Al ser una variedad de orquídea trepadora con hojas alargadas y carnosas, la vainilla se enrolla alrededor de un soporte como un arbusto denominado "pitii" o "tiairi".

"El matrimonio" de la vainilla de Tahití

La fecundación de la vainilla de Tahití se debe realizar manualmente; este procedimiento se denomina "matrimonio" y tiene lugar durante el período de floración entre julio y octubre. Con ayuda de un estilete, se rasga la membrana que separa los órganos masculinos y femeninos de la flor para que entren en contacto. Dado que la flor dura tan sólo unas horas, el procedimiento debe llevarse a cabo apenas se ha abierto, normalmente entre las 6 de la mañana y las 2 de la tarde.  Los frutos de este procedimiento de fecundación son vainas de entre 15 y 20 cm de longitud.
Entre nueve y diez meses después del "matrimonio", las puntas de las vainas adquieren un tono verde pálido que poco a poco se va transformando en amarillo y, por último, en marrón. Este último tono de color es la señal de que ha llegado el momento de su recolección, que se realiza estrictamente a mano de marzo a julio. Tras su recolección, las vainas se transportan a los preparadores, donde todavía se tienen que someter a un largo proceso. En primer lugar, las vainas se dejan reposar en la oscuridad durante alrededor de cinco días hasta que adquieren un color marrón uniforme. En ese momento se inicia el secado. Cada día, las vainas se exponen al sol durante algunas horas y luego se ponen a secar en una zona seca y bien ventilada. Este procedimiento se repite hasta que la vainilla pierde tres cuartas partes del agua, pero sin llegar a secarse. Se trata de un procedimiento importante y delicado porque determinará el aroma final. Al cabo de un mínimo de tres meses, que pueden llegar a ser siete meses en el caso de las vainas más grandes, la vainilla de Tahití está por fin lista para ser comercializada.

Montebianco

“Vainilla de lujo”

Gracias a sus cualidades y a su rareza (representa menos del 1% de la producción total mundial), la vainilla de Tahití es considerada una "vainilla de lujo".
En particular, es muy apreciada en el campo de la gastronomía y de la pastelería, y son muchos los grandes pasteleros parisinos los que se desplazan personalmente a Tahití para aprovisionarse de esta preciada especia.

Origen

Vainilla de Tahití

Combine otros gustos

StabilMIX 50° Anniversario

 

StabilMIX 50° Anniversario

Nocciola piemonte I.G.P.

 

Nocciola piemonte I.G.P.

Pistacho verde de Bronte 100% DOP

 

Pistacho verde de Bronte 100% DOP

© Copyright 2016 Montebianco S.p.A. - Reservados todos los derechos - Código del IVA IT02462470127 - Política de Privacidad y Cookies